"Gracias montaña por haberme dado lecciones de vida, por que fatigado he aprendido a gustar el reposo, por que sudando he aprendido a apreciar un sorbo de agua fresca, por que cansado me he detenido y he podido admirar la belleza de una flor, la libertad de un vuelo de pájaros, respirar el perfume de la sencillez, por que solo, sumergido en tu silencio, me he visto en el espejo y espantado he admitido mi necesidad de verdad y amor, por que sufriendo he saboreado la maravilla de la cumbre, percibiendo que las cosas verdaderas, aquellas que llevan a la felicidad, se obtienen sólo con fatiga, y quien no sabe sufrir nunca podrá entender".

Battistino Bonali alpinista Italiano, Fallecido en la cara norte del Huascarán – Perú 1993.

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Russian templates google Portuguese

Comentarios Recientes

domingo, 9 de diciembre de 2012

Por la Sierra de Guillimona





La Sierra de Guillimona es una alineación montañosa que se encuentra entre los términos municipales de Huéscar y Puebla de Don Fadrique con altitudes a lo largo de su cuerda que superan los 2.000 metros. La Guillimona, su cima más alta, con 2.065 metros sobre el nivel del mar, es uno de los vértices principales de la gran divisoria de montañas que arranca en la Sierra de Castril, se extiende por Sierra Seca y se prolonga hacia levante por el Calar Blanco, las Cabras, Taibilla y Revolcadores. Curiosamente, su ladera sur, la que mira a levante, drena aguas hacia los ríos Guardal y Raigadas que son afluentes del Guadiana Menor y éste a su vez del Guadalquivir. Sin embargo, la ladera que mira al norte, al atlántico, recoge aguas para alimentar al Zumeta que corre raudo a su encuentro con el Segura en las Juntas. 

Un viaje fantástico por uno de los entornos más bellos del altiplano granadino.

La Sierra Guillimona constituye un relieve kárstico extraordinario que culmina en más de 2.000 m. Se localiza en su mayor parte en el extremo NE de la provincia de Granada entre los términos municipales de Huéscar y Puebla de D. Fadrique, pero penetra también en las de Jaén y Albacete. Desde el punto de vista orográfico se la incluye en la Sierra de Segura de la que constituye su ramal más oriental formando junto con la Sierra de Taibilla, situada al NE, la divisoria de aguas Segura-Guadalquivir.

El conjunto de Guillimona, que aparece bien delimitado a pesar de la elevada altitud de las tierras circundantes, tiene una disposición general SW-NE y engloba una serie de relieves periféricos con la misma dirección tales como la Cuerda de las Charcas, la Cuerda de los Mirabetes, la Cuerda de Guillimona y la Cuerda de los Buitres además de otros relieves menores como el Cerro de las Torcas Altas y el Cerro de la Muela, toponimos que sin lugar a dudas aluden a la morfología desarrollada en el lugar.

La Sierra Guillimona alcanza su cota máxima en su en los 2.065 m que marca el vértice  geodésico de su cumbre de igual nombre, Guillimona. Todo el conjunto se encuentra igualmente a elevada altitud, teniendo aproximadamente unos 1.750 m. de altitud media. Sin embargo, el relieve va ascendiendo de forma gradual apareciendo a veces formas amesetadas o replanos («muelas») que constituyen lugares idóneos para el desarrollo del karst. Esta sierra por su paisaje deforestado y en especial por su morfología salpicada de socavones y rocas intensamente laceradas se nos presenta, a simple vista, como un lugar inhóspito y poco accesible. Sin embargo se desarrollan aquí toda una gama de formas kársticas superficiales de gran interés geomorfológico. Constituye un karst de montaña en donde los procesos ligados al sistema morfogenético periglaciar no han estado ausentes.

El relieve de estas zonas está condicionado principalmente por la disolución de las rocas; es lo que se llama «karstificación».

Proceso de erosión kárstica

Con el nombre de karst (de Karst nombre alemán de la región eslovena de Carso),relieve kárstico, carst o carso se conoce a una forma de relieve originada por meteorización química de determinadas rocas, como la caliza, dolomía, yeso, etc., compuestas por minerales solubles en agua. 

Un karst se produce por disolución indirecta del carbonato cálcico de las rocas calizas debido a la acción de aguas ligeramente ácidas. El agua se acidifica cuando se enriquece en dióxido de carbono, por ejemplo cuando atraviesa un suelo, y reacciona con el carbonato, formando bicarbonato, que es soluble. Hay otro tipo de rocas, las evaporitas, como por ejemplo el yeso, que se disuelven sin necesidad de aguas ácidas. Las aguas superficiales y subterráneas van disolviendo la roca y creando galerías y cuevas que, por hundimiento parcial, forman dolinas y, por hundimiento total, forman cañones.

Cartografía Iberpix



Perfil Vertical Ruta


Perfil Ruta GPS



Datos Técnicos de la Ruta
  • Actividad: Senderismo
  • Fecha: 09/12/2012
  • Nombre: POR LA SIERRA DE GUILLIMONA 
  • Sierra: Sierra de Guillimona
  • Comarca:  Huéscar   
  • Municipio/Provincia:  Huéscar (Granada)
  • Posición Geológica Regional: Cordilleras Béticas - Zonas Externas - Prebético
  • Distancia: 18,5 km
  • Duración:  7 h
  • Punto de Partida:  Hotel Collados de la Sagra
  • Circular: Si
  • Caminos Homologados: No
  • Itinerario:  Hotel Collados de la Sagra - Cortijo de los Collados de Arriba - Barranco de Montilla - Castellón de los Miravetes - cima de la Piedra de los Miravetes (1.944 m) - Cuerda de Guillimona - Cima del pico Guillimona (2.065 m) - Cuerda de Guillimona - Cortijo de los Miravetes - Loma de Montilla - Cortijo de los Collados de Arriba - Hotel Collados de la Sagra.
  • Calificación Ruta: Extraordinaria circular a uno de los entornos más bellos del altiplano Granadino con tres objetivos a cubrir en su desarrollo: el bello Barranco de Montilla, la trepada a la Piedra de los Miravetes y la aristeada a la Cuerda de Guillimona con ascensión a su cima más alta, Guillimona, de 2.065 m. La ruta se desarrolla casi en su totalidad por senderos poco evidentes y a trocha si bien una vez remontado el Barranco de Montilla la ruta se vislumbra pues tanto el Castellón de los Miravetes como la Cuerda de Guillimona se muestran con claridad. De cualquier manera recomiendo el uso de un GPS con track de la zona memorizado y/o ir acompañado por persona conocedora de estos lugares pues en el transito desde el Castellón a la Cuerda existen barrancos que dificultan la orientación así como la trepada por el Barranco de Montilla y en el descenso por la Loma de Montilla que requiere afinar bien el camino a seguir pues la senda está prácticamente perdida. Por lo demás, ruta de fuerte exigencia física pero que regala panorámicas y belleza por doquier.     
  • Recomendaciones: Esta ruta y en general el senderismo de montaña requiere una adecuada preparación física, una buena planificación previa de la ruta en el sentido de conocer a donde se va y por donde, una buena intendencia alimentaría y liquida (no confiarse nunca en que nos podamos encontrar fuentes) y desde luego ir provisto del material adecuado (prendas, calzado…). E incluso aspectos tales como la meteorología y el saber seleccionar la ruta según la época del año son importantes tenerlos en cuenta a la hora de acometer una ruta de montaña de manera segura y por ende satisfactoria.

Descripción Ruta

Hacía tiempo que mi hermano de vida y montañas, Juanjo de Linares, y yo no compartíamos momentos montañeros. Pero cuando por fin pudimos reencontrarnos de nuevo, elegimos algo muy especial: el Altiplano Granadino. Aquí y durante un fantástico fin de semana pudimos comprobar las excelencias de estos lugares personificadas en dos de sus sierras más emblemáticas: las Sierras de la Sagra y Guillimona. Para ello elegimos un punto de pernocta excepcional, la Puebla de don Fadrique. 

Tras haber experimentado la increible Sierra de la Sagra, el sábado, hoy domingo nos sumergimos de lleno en la de Guillimona...    

Desde el Hotel Collados de la Sagra se inicia una senda que transcurre, en primer término, por el magníficamente ubicado Cortijo de los Collados de Arriba y después por la estación astronómica de la Sagra, para desaparecer materialmente unos cientos de metros más adelante en cuanto nos encajonamos por el Barranco de Montilla. La falta de mantenimiento del mismo así como los elementos han contribuido a ello. Pero de cualquier manera la orientación correcta nos la da la propia ladera de la Loma de Montilla que cayendo a plomo sobre los restos del ya imperceptible camino nos llevará directos a los prolegómenos del soberbio barranco de igual nombre que drena las aguas de la fantástica altiplanicie a la que nos dirigimos y que "rugen" desde la distancia a través de la fuente situada en su inicio.

La trepada por el Barranco de Montilla esconde sensaciones envueltas en la humedad fría típica de un entorno al que casi no accede el sol. Su cauce accidentado da buena fe de los violentos episodios de "barrancazos" que debe experimentar en los momentos de fuertes lluvias y/o deshielos pues la cuenca de la que proceden sus aguas se encuentra rodeada por alturas que rondan los 1.900 m en las que el acopio de nieve suele ser grande. Aún así se puede discurrir por él salvo por algunos obstáculos de piedras y saltos que se pueden sortear por la ladera derecha.

En cierto momento de la ascensión se comienza a vislumbrar por nuestra izquierda las agudas cimas del Castellón de los Miravetes, señal inequívoca de que nos acercamos al fin de nuestro deambular por el barranco. Ya fuera de él cruzamos unos campos de cultivo aún en producción hasta llegar a la base de los dos picos característicos que componen el Castellón de los Miravetes: La Piedra de los Miravetes, al norte, que con sus casi dos mil metros domina toda la altiplanicie que la rodea y al sur, el bello "pedrusco" de Los Miravetes que alcanza los 1.849 m. Sólo la primera se puede acceder de manera convencional y allí nos dirigimos.

Desde su cima, balcón privilegiado del soberbio coloso de la Sagra que por el sur se levanta, ofrece una de las panorámicas más espectaculares que he tenido la suerte de experimentar. La visión del mundo  calizo "desnudo" que se extiende hacia el norte y este de donde nos encontramos nos hace comprender cuan duro fue y es aún hoy día habitar estos lares. Resalta por su belleza las primeras estribaciones de la Cuerda de la Guillimona que se extiende hacia el noreste y que constituirá nuestro próximo objetivo. Y hacia el suroeste las últimas de la Sierra Seca. Pero toda nuestra visión se centra necesariamente en el conjunto que forman Los Miravetes, la Loma de Montilla y la Sierra de la Sagra pues resulta una espectacular configuración geomorfológica de intrínseca belleza pétrea.  

Pero nos esperaba la Cuerda de Guillimona así que descendimos y nos pusimos en camino para dirigimos a ella a través de un paisaje lunar con una característica morfología salpicada de socavones, barrancos y rocas intensamente laceradas que se nos presenta, a simple vista, como un lugar inhóspito y poco accesible. El camino se hacía difícil por el constante sube y baja que en forma de barrancos se nos oponían en nuestro camino. Pero esto no desmereció en nada la ruta sino más al contrario añadió más salvajismo natural si cabe.  

Llegados hasta las primeras estribaciones de la Cuerda de Guillimona pudimos comprobar con gran satisfacción los mundos cargados de belleza que hemos dejado atrás así como los que nos esperan. Aristear por la Cuerda de Guillimona es discurrir por un mundo calizo singular además de estar acompañados en todo momento por las bellas panorámicas que se nos muestran a una vertiente y otra de la Sierra. 

El Pico de Guillimona (2.065 m) no representa en si nada más que un punto geodésico en mitad de una alta planicie pero sin embargo cuando se comprueba los 360º que lo rodean, la cosa cambia. Nos encontramos en una encrucijada de sierras, provincias y parques naturales. La gran Sierra de Segura de Jaén, que constituye el grueso del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura  y las Villas, al norte y oeste; la magnífica Sierra de las Cabras y el Macizo de Revolcadores, techos de Albacete y Murcia, respectivamente, al este; el Parque natural de Sierra María - Los Vélez en la provincia de Almería, al sureste; el altiplano de Granada con la colosal Sierra de la Sagra presidiendo, al sur; y las montañas del Parque Natural de la Sierra de Castril, al suroeste. Como se ve toda una clase de geografía, espacios naturales.... y belleza. 

La vuelta la realizamos por la misma cuerda por la que hemos venido (con alguna pequeña variante) hasta el Cortijo de los Miravetes y desde allí seguimos una senda, medio perdida al principio pero que se convierte en camino a medida que baja, que desde de la cercana Loma de Montilla desciende por la parte alta del espectacular Barranco de Maguillo para buscar "cerrar" la circular en el Cortijo de los Collados de Arriba y de allí al punto de inicio.

Epilogo perfecto para un gran fin de semana "montañero". Gracias amigo Juanjo por compartirlo conmigo.        
                   
_______________________________________________________________

FOTOS DE LA RUTA



















































































_________________________________________________________________

Exención de Responsabilidad

Las crónicas que se publican aquí son meramente descriptivas de una actividad de senderismo sobre una ruta de montaña realizada por mi y/o grupo de amigos. Tanto el texto como las apreciaciones personales expuestas, itinerarios, informaciones, mapas, tracks y cualquier otro material publicado de la ruta pueden utilizarse libremente bajo la única responsabilidad del que los use, como ayuda o referencia para cualquiera que quiera realizar el mismo recorrido o similar, pero desde luego no como una guía de obligado seguimiento. Es decir, todo lo publicado se basa en mi experiencia o apreciación personal de lo que he visto, he vivido y realizado. Muchas veces son caminos inexistentes u olvidadas o poco evidentes, con fuertes pendientes y otras, mezcla de rutas existentes con "inventadas" o lo que yo denomino "a trocha" (fuera de pistas o senderos). Lo que para mi es válido, por mis capacidades, conocimientos, experiencia previa o gustos, puede no serlo o que no coincida con los gustos de otras personas.

Para hacer senderismo o salidas al monte minimizando los posibles riesgos, teniendo en cuenta la experiencia y preparación de cada persona, es preferible y conveniente seguir itinerarios balizados y homologados con la denominación PR (Senderos de Pequeño Recorrido), marcados con amarillo y blanco (son evidentes en carteles, pinos, paredes de piedra, etc..) o SL (Sendas Locales), marcadas generalmente en verde y blanco). Dependiendo de la experiencia y grado de preparación tanto técnica como física es conveniente y a menudo imprescindible la ayuda de aparatos como los GPS o la tradicional brújula y un mapa de la zona para orientarse bien o bien ir acompañado de personas con la preparación o capacitación adecuada para las actividades de montaña. 

Disfrutar de las montañas y sus maravillas, cada uno a su manera, pero con responsabilidad. 

_____________________________________________________________

Gracias por compartir mis recuerdos....

No hay comentarios: